¿Cuánto cuesta una página web?

¿Cuánto cuesta una página web?

La realización de una página web es algo que puede generar controversia, ¿cuánto cuesta una pagina web? ¿es un trabajo caro? ¿buscas una página económica?

Si buscas en internet puedes encontrar ofertas que se ajustan a todos los bolsillos, desde 250 € , e incluso opciones gratuitas que puedes hacer tú mismo. ¿Por qué pagar entonces cientos e incluso miles de euros? Muchas veces he escuchado un refrán que dice, “Gratis cueste lo que cueste”, ¿Pero estás seguro de que se trata de una buena opción?

En el artículo de hoy, voy a tratar alguno de estos casos y como se suele decir, “lo barato, sale caro”.

Webs gratuitas

Si estás pensando en esta opción, espero que simplemente desees realizar una página a nivel personal, a modo de pruebas y no exista la más remota posibilidad de convertirlo en un proyecto serio.

Los principales problemas que generan estas páginas suelen ser:

Nombre con subdominio en otras webs.

tusitio.blogspot.com, tusitio.wordpress.com, etc. Esto merma la imagen de tu página, transmite poca seriedad y expresa una falta de cuidado por los valores que intentas transmitir. Si no te esfuerzas e inviertes aunque sólo sea para adquirir un dominio propio, ¿Cómo pretendes que alguien invierta en adquirir tus servicios o productos a través de esa web?

Limitaciones de funciones y espacio web.

Para realizar algunas funciones puedes verte limitado, por ejemplo un máximo de páginas o productos, imposibilidad de modificar ficheros mediante código para adaptar la personalización de la web, etc. Además esta limitación también puede venir por espacio y verte obligado a ir borrando material anterior.

Posicionamiento SEO.

La aspiración de toda web siempre es lograr alcanzar un posicionamiento orgánico en buscadores que permita un flujo de usuarios a la web de forma gratuita.

En algunos casos este tipo de webs cuesta más posicionar, pero el gran problema llegará en caso de querer migrar a un dominio propio e intentar no perder el posicionamiento ganado hasta entonces. Una Odisea.

Webs económicas

Hablamos de páginas realizadas a muy bajo coste. Por lo general se trata de casos de claro intrusismo laboral, gente que está aprendiendo o que con unos conocimientos básicos aprovecha el desconocimiento del usuario final para sacarse un sobresueldo.

No obstante, también puede tratarse de un compañero que a fin de iniciarse en el negocio opte por rebajar la calidad y automatizar el proceso al máximo.

¿Qué podemos esperar de páginas sospechosamente económicas?

Utilización de plantillas tipo.

Este factor resta presencia a tu empresa siendo tu imagen corporativa un clon de cientos de páginas similares.

Funciones predefinidas y una web con adaptación 0 al cliente.

En estos casos las páginas son realizadas de forma básica y no incluyen un trabajo de personalización que haga del sitio web una extensión de tu empresa.

No contará con opciones que puedan ser de tu  interés como un CRM para la gestión de tus clientes, realización de facturas, herramientas de email marketing, herramientas para automatizar tu trabajo , etc.

Falta de asesoramiento para el desarrollo del proyecto web.

Por esos precios , el asesoramiento que recibirás, así como futura atención al cliente, será nulo. Con precios tan bajos no resulta viable.

Una conversación adecuada al acceder a este nuevo negocio digital y alguien que te pueda acompañar en su puesta en marcha puede significar la diferencia entre conseguir que tu proyecto sea un caso de éxito o un estrepitoso fracaso.

¿Crees en tu proyecto? ¿Qué te puede ofrecer una página profesional?

Si decides que tu negocio se merece un trato profesional y tu deseo es monetizar a través de la página web, te recomendaría huir de los casos anteriores. Contacta con un desarrollador web y establece la hoja de ruta acorde a tus necesidades.

Análisis previo del proyecto

En primer lugar, es muy importante tener claros todos los conceptos que indicaba en el artículo Pasos a tener en cuenta para hacer una página web.

  • Imagen corporativa.
  • Contenido de los menús y secciones
  • Textos e imágenes
  • Público objetivo
  • Plan de posicionamiento y desarrollo de contenido.

Como hablaba en dicho artículo cada uno de estos pasos cuenta con un peso muy importante para el desarrollo del proyecto y resultan indispensables para obtener buenos resultados.

Definir necesidades

Cada página web es un mundo y sería un error tratar todas por igual.  Debemos distinguir entre páginas corporativas, negocios online, plataformas educativas… el abanico de posibilidades es inmenso y sus necesidades muy dispares. 

Página corporativa

Este tipo de páginas son las más básicas que podemos encontrar. Normalmente incluye una página de inicio con la información destacada de la empresa. Además cuenta con alguna página especificando los servicios y otra sección de contacto.

Si piensas realizar una página corporativa así de simple, porque no necesitas nada más, me temo que tu concepto de página web ha quedado muy desfasado.

Con este proceso te resultará muy difícil posicionar tu empresa en los buscadores. Aparecerás en búsquedas muy específicas (principalmente por tu nombre) pero estarás desaprovechando la oportunidad de que te encuentre otra gran parte del público que acabará en tu competencia.

Para ello te recomiendo que, al menos, incluyas un blog en el que trates temas de interés para tu audiencia. Por ejemplo, si eres un arquitecto de Montilla, algunos temas a tratar pueden ser “Arquitectura sostenible”, “Instalación de placas solares”, “Tendencias de arquitectura”, “Consejos para hacer de tu casa un espacio más acogedor”…

Estos artículos te ayudarán a mejorar tu posición en los buscadores como Google, atraerán visitas a tu web y, lo más importante, aportarán conocimiento aI usuario, quien a su vez estará generando una confianza hacia tu empresa y con ello, te tendrá en cuenta para su contratación cuando necesite tus servicios.

Tienda Online

Esta modalidad se trata, obviamente, de un proceso más complejo que la anterior, está compuesta de un mayor número de secciones y requiere de un sistema más complejo que permita toda la gestión de venta online.

Un ecommerce debería contar (a parte de su blog e información sobre la empresa) con los siguientes apartados:

  • Categorías y buscador de productos.
  • Productos con posibilidad de añadir descripción, detalles de producto, fotografías e incluso vídeos.
  • Plataforma de pago.
  • Valoraciones y comentarios de producto.
  • Emisión de albaranes y facturas.
  • Seguimiento de los envíos.
  • Emisión de la etiqueta de envío de forma automática.
  • Email marketing

Con estos dos ejemplos podemos ver cómo las necesidades de unos a otros varía enormemente y es necesario ajustarse a ellas en todo momento.

Además de las propias y más evidentes también podemos incluir funcionalidades a nuestra página web a fin de hacer de ella nuestra principal herramienta de trabajo, por ejemplo:

  • Gestión de clientes con fichas de usuario
    • Datos personales y de contacto.
    • Anotaciones necesarias.
    • Recordatorios para llevar a cabo acciones con el cliente (llamar, mandar email, acordar reunión…)
    • Estadísticas de ventas
    • Listado de facturas
    • Posibilidad de contacto por whatsapp con un solo click
  • Gestión de proveedores
    • Datos de contacto
    • Anotaciones
    • Recordatorios
    • Estadísticas de compras
    • Facturas recibidas
  • Gestión de stock
    • Entradas y Salidas de material
  • Bandeja de trabajo
    • Toma de pedidos
    • Organización mediante tableros
  • Contabilidad
    • Ingresos
    • Gastos
    • Estadísticas y comparativas

Realización de página web

El tiempo de ejecución para realizar la página web variará según la complejidad de la misma, siendo tres semanas aproximadamente para el modelo básico una vez sea recibido todo el material.

De forma previa se realizarán unos wireframes y mockups que te permitirán saber el resultado aproximado que tendrá tu web.

Sobre los mismos realizaremos las modificaciones pertinentes (máximo de 3) y los ajustes para lograr que la página web transmita todos los valores de tu marca.

Ya tengo mi página web, ¿Y ahora qué?

Es primordial saber trabajar con la herramienta que has adquirido. Si no sabes hacer uso de ella acabas de tirar el dinero.

No puedo trabajar por ti. Crear el contenido de tu blog, llenar tu tienda de artículos con su correspondiente descripción o programar las acciones a llevar a cabo con tus clientes es algo que debes hacer tú (o en su caso, subcontratarlo). Pero si puedo formarte para que sepas hacerlo con unas sesiones de formación en las que te explique paso a paso como hacerlo y en las que me puedas hacer cualquier consulta.

Además también te entregaré videos explicativos paso a paso para cada función a fin de que puedas visualizarlos tantas veces como necesites cuando te sea preciso.

En resumen …

Ahora que conoces lo que te pueden aportar las diferentes opciones, eres tú el que debe valorar lo que deseas para tu empresa. Internet te puede abrir muchas puertas. Pero no es una lámpara mágica. Huye de quienes te prometen el éxito instantáneo.

Para crear tu identidad digital necesitas herramientas y te las podemos ofrecer, incluso asesorar, pero el éxito se recoge poco a poco y es el fruto del trabajo que tú debes realizar.

Después de todo este artículo (gracias si has llegado hasta aquí) siento no poderte dar una respuesta exacta al titulo de este post, ¿cuánto cuesta una página web?

Como has visto son muchos los factores que intervienen y lo que marca la diferencia. Como se suele decir, tanto un seiscientos como un Porsche tienen cuatro ruedas… pero su valor no puede ser el mismo.

Si estás interesado en hacer una página web te invito a contactarme mediante correo electrónico. Veremos tus necesidades y estudiaremos tu caso para ofrecerte la mejor opción.