¿Demasiado viejo para aprender a programar?

¿Demasiado viejo para aprender a programar?

Hay momentos en la vida en los que uno necesita un cambio. Pueden ser mil los motivos que desencadenan la necesidad de este giro y ahí quizás pueda surgir esta pregunta ¿soy demasiado viejo para aprender a programar? Te voy haciendo spoiler, aunque desarrollaré mis impresiones en este artículo. La respuesta es no.

Cuando escucho a alguien partir de esta premisa, me viene a la cabeza el machacón estribillo de Los Mojinos Escozíos, “Demasiao perro pa trabajá, demasiao carvo pal rocanró”, y es que como pasaba en esta canción la queja se basaba en un simple problema de actitud.

Es algo que digo y aplico en muchos factores de mi vida, la actitud marca la diferencia. Tu respuesta ante un problema, el enfoque para reencaminar la situación y seguir avanzando o más clásico aún, ¿Quién no conoce a ese tío feo (o chica, que en ambos lados pasa) pero que liga un montón? Ya lo decían Gritando en Silencio, “en la vida, el rocanrol y el sexo, todo es actitud“.

Bueno, dejemos las referencias musicales, que hoy voy a casi una por párrafo. No eres demasiado viejo para aprender a programar. Nadie es demasiado viejo si realmente quiere aprender a programar.

¿Cuál fue mi experiencia?

En mi caso empecé el grado superior de Desarrollo de Aplicaciones Web en el I.E.S. Gran Capitán de Córdoba con 33 años, a punto de cumplir los 34. Nunca tuve dudas si llegaría a sacarlo, si podría compaginarlo con el trabajo o cuántos cursos necesitaría.

Quería conseguirlo a curso por año, pero si no hubiese sido así, ¿tendría eso que haberme hecho desistir? Quería ser programador, pues hubiese tocado hacer otro año, adaptarme a mi ritmo de aprendizaje o al que me permitiese el compaginarlo con otras obligaciones. Pero al final, sería programador.

Dudas y miedos

No voy a negar que al principio tenía mis reservas sobre el ciclo, no sobre si me lo sacaría o no. Pero seamos sinceros, mis últimos estudios habían sido 13 años antes. ¿Qué me iba a encontrar ahora? Seguro que parezco el abuelo de todos mis compañeros. Los profesores van a ser más de mi quinta que mis compañeros. Cuando me meta allí seguro que son todos unos frikis que saben muchísimo..

Tener una actitud positiva ante las cosas no hace que no tengas dudas o incluso miedos, pero sí que estés dispuesto a enfrentarte a ellos.

Lo que me encontré….

Llegó el curso ¿Y qué me encontré? Pues sí, había profesores que se habían criado con Dragon Ball, como yo, pero también compañeros. La edad media, era más alta de lo que me esperaba. Había algún caso con menos de 20 años, pero había bastantes con más de 30.

En este tiempo he tenido compañeros de mayor edad. Incluso he conocido quienes empezaron el ciclo con cerca de 40 y a día de hoy están trabajando y tienen un equipo a su cargo. Ahora, en las practicas, también he coincidido con una compañera de 53 años.

Resulta evidente que, si vienes de un sector ligado al trabajo con ordenadores te va a resultar más fácil acoger ciertos conceptos, pero en varios de los casos mencionados, su experiencia previa era cero.

Desventajas

No te voy a mentir, a cierta edad, y si has estado desconectado del mundo digital, comenzar a programar puede resultar complejo. Hay que volver a conectar, tomar hábito para desenvolverse en el ordenador con cosas tan básicas como el manejo de ratón, pulsaciones tecleando, coger soltura con la navegación en internet, descarga e instalación de programas…

Pero esto podrás ir resolviéndolo poco a poco, y siendo sincero creo que son las únicas desventajas que podáis encontrar respecto a otro alumno más joven a nivel “técnico”.

Otros problemas que suelen venir ligados a la edad, son las obligaciones, y este es el gran desafío al que realmente te vas a enfrentar. Aprender a programar requiere tiempo y si tienes que compaginar con otro trabajo o con el cuidado de familiares, por ejemplo, este puede ser muy limitado.

Ventajas

Sin embargo, no todo son desventajas, ni mucho menos. Bajo mi experiencia creo que afrontar el grado superior de Desarrollo de Aplicaciones Web con 33 años me ha permitido poder hacerlo con una madurez de la que otros compañeros han estado faltos.

Las ideas y objetivos se tienen mucho más claros. No tomas la decisión de forma aleatoria “porque hay que estudiar algo” o “porque me gustan los videojuegos” y de igual modo, no vives la “experiencia de vivir fuera de casa por primera vez”. Tener las ideas claras te librará de este tipo de distracciones.

Además tu experiencia previa te puede ayudar a analizar los patrones de diseño y los fundamentos de la programación. Este tipo de material no se estudia bajo el concepto tradicional, no se trata de memorizar, sino de comprender y razonar y estas cualidades se obtienen más como fruto de la experiencia que de los estudios.

Si estás leyendo esto y estás planteándote aprender a programar, da igual la edad que tengas, sólo piensa por qué quieres aprender, cuáles son tus motivaciones y si es algo para lo que estés dispuesto a esforzarte.

Si la respuesta es sí, está claro, a por ello, y con una última cita musical doy por terminado el post: Sueña, sueña hasta que tus sueños se hagan realidad (obviamente currando para ello).

¿Quieres comenzar a aprender a programar?

Si quieres empezar a programar, te invito a seguir los apuntes que utilicé el primer año de Desarrollo de Aplicaciones Web, puedes verlos aquí. También podrás encontrar ejercicios resueltos y comentados que te podrán ayudar.

Para cualquier duda, te animo a contactarme.