Dropshipping

En este artículo me gustaría hablar sobre dropshipping, pero no me voy a centrar exclusivamente en hacerte ver que como emprendedor, o porque te encuentres en una necesidad de encontrar empleo y decidas abarcarte en una aventura de ecommerce, esta opción es una maravilla, que con algunas sombras, creo que lo es, sino que también, si tienes un negocio, podrías valorar la opción de ofrecer tu servicio como proveedor a posibles dropshippers.

Esta palabra, de origen inglés, dropshipping, que se suele traducir como “envío directo” representa un modelo de negocio que se encuentra en auge en los últimos años.

Mediante dropshipping una empresa puede operar sin tener los artículos en stock, los cuales son adquiridos por el cliente y la empresa gestiona para que su proveedor le haga el envío directamente al mismo.

Personalmente, encuentro este sistema de venta similar a la típica compra por catálogo que podíamos hacer en algunas físicas hace unos años (recuerdo bastantes casos en tiendas de música o libros, aunque aquí muchas veces se debía más a la imposibilidad de disponer de un stock completo con todas las referencias posibles).

Al trasladar este sistema de venta a una tienda online, la necesidad de mantener un stock es inexistente y podemos enfocarlo todo para realizar las compras a nuestro proveedor bajo demanda, lo que implica un riesgo muy pequeño para nuestra empresa.

En mi caso he estado trabajando desde hace casi una década ofreciendo este servicio como proveedor para grupos de música, marcas de ropa y otras tiendas de servicios de personalización, y personalmente creo que es una muy buena opción para ambas partes.

¿Quieres montar tu tienda de dropshipping?

Hay una gran cantidad de proveedores, que permiten el servicio de dropshipping para sus afiliados en los sectores más variopintos que puedas imaginar, desde empresas de decoración como Bimago, moda y complementos como CholloModa, perfumería y cosmética con NovaEngel, Petuky en los productos de mascotas, Cool Accesorios en electrónica, Disok en productos de regalos para eventos, Last Level en el merchandising y juegos de mesa y bueno, mientras continúe con mi cabezonería, Sube un Escalón en la personalización. Es sólo un ejemplo de algunos proveedores, en distintos sectores, pero la lista es interminable, ¿te interesa algún sector? Indaga y seguro que encontrarás alguna empresa que te permita esta modalidad y las condiciones sean de tu interés.

En este punto, es importante hablar de las condiciones que ofrecen los distintos proveedores, hay algunos que simplemente, te aplicarán un descuento en los productos y con ello podrás obtener un margen de beneficio (el precio final siempre lo elegirás tú), y tú te has de encargar de preparar tu propia página web, tramitar las ventas, etc.

Otros, te permiten el acceso al catálogo con precios reducidos tras hacer la compra de un módulo para la implementación de la tienda en tu plataforma de Prestashop o Woocommerce, algunos de ellos están bastante bien, pues además te permiten sincronizar de forma automática el stock de los productos con el del proveedor.

También puede suceder que el proveedor te exija un mínimo de ventas para mantenerte activa la cuenta, o exija una penalización determinada si no se llega a cumplir con unas cantidades estipuladas previo acuerdo.

Las fórmulas son muchas, y tú debes elegir la que más convenga para tu modelo de negocio.

¿Qué debes tener en cuenta?

Por lo contado, parece que todo lo que reluce es oro, ¿qué quieres tener en cuenta? Si no me obligan a un stock y la inversión inicial no es elevada… ¡no hay nada que perder!

Pero no es así, hay cosas a tener en cuenta y que debes analizar fríamente antes de dar el primer paso.

¿Por qué me interesa este sector? Una vez tienes en mente tu proyecto, hazte esta pregunta, quizás sea algo que te llama la atención por ser afín a tus hobbies o por ser algo que has visto que a muchos le funciona.

Antes de nada, estudia el sector y mira bien la competencia, es posible que si hay buenos proveedores para dropshipping de esos productos, la competencia en la venta online, también sea muy elevada y por tanto, que haya muchas tiendas que lo vendan, no sea reflejo de que “se venda mucho”, sino de que el pastel se divide en cuñas más pequeñas y finalmente, quien gana es sólo el proveedor.

Este sector me gusta y creo que “puedo” con la competencia. Si has llegado a este apartado, has de hacer una búsqueda intensiva de proveedores, no te quedes de primeras con las opciones que más rápido encuentres, indaga, busca proveedores tradicionales de esos productos y consulta si ofrecen este servicio, algunos no lo incluyen como algo “por defecto”, pero están dispuestos a trabajar en esta modalidad y quizás sean incluso más rentables que los que encuentras con una primera búsqueda por internet.

Ya tengo elegido mi/s proveedor/es. Esto marcha bien, si estás en este punto es que lo tienes prácticamente decidido, ahora sólo queda terminar de valorar los puntos críticos:

  • Realización de tu tienda online (normalmente es un mayor desembolso inicial pero el mantenimiento anual no es muy elevado).
  • Gestión de tu tienda online y redes sociales
    Tienes tu tienda online, pero no olvides, que para vender debes ser una persona activa, debes cuidar las redes sociales de tu empresa, crear contenido y hacer una comunidad en torno a ti que genere ventas.
  • Inversión en publicidad
    Además de gestionar tus redes sociales, para que la tienda online tenga una mayor cantidad de ventas y mejora de resultados, deberás llevara cabo una estrategia de publicidad, que habitualmente puede consistir desde sorteos de material a inversión Google Ads, Facebook Ads, etc.
  • Eres un negocio, pagas impuestos
    No puedes olvidar esta parte, tienes una tienda online, generas unos ingresos con tus ventas y por tanto debes facturar, pagar los impuestos correspondientes y lo más temido, debes estar dado de alta, mínimo en el régimen de autónomos.

Este último punto es el más “crítico” de los mencionados, pues todos los demás, en mayor o menor medida podrás ir gestionándolos en base a tu presupuesto en cada momento, pero como se suele decir, Hacienda somos todos, aunque unos más que otros, y a final de mes tienes tu cuota correspondiente que tendrás que pagar si o sí.

Por este motivo, tendrás que valorar especialmente si te merece la pena este sistema de venta, si es para dedicarte exclusivamente a realizar tu negocio mediante dropshipping, o si es para complementar otra faceta de tu actividad empresarial, etc.

Obviamente, mediante dropshipping, al existir poco riesgo, los márgenes no son muy elevados, y eso obliga a realizar un gran volumen de ventas para poder vivir de ello. Personalmente, te recomendaría este sistema de venta si tu objetivo es trabajar en la gestión de diferentes plataformas con productos de varios sectores, o bien, si aprovechando tu autónomo quieres complementar con esta metodología.

¿Puedo ser proveedor de dropshipping?

SÍ, la respuesta primera a esta pregunta está clara, pero hay que saber diferenciar entre lo que puedes, lo que te conviene, o lo que simplemente interesa a los que sean tus posibles distribuidores.

Desde mi punto de vista, intentar adaptar tu negocio para poder operar, además de como ya lo hagas, como proveedor para empresas de dropshipping es un acierto, ya que puedes aumentar tus ventas con una “red de comerciales”.

Para poder llevar a cabo este servicio, debes tener en cuenta que debes trabajar con empresas de mensajería que te permitan el envío anónimo y con embalaje neutro, el cliente debe recibir el paquete como si se tratase directamente del portal donde lo haya adquirido, o en su defecto, sin mención alguna a tu empresa.

También recomendaría la automatización de la mayor parte del proceso de cara a tus clientes, vender bajo demanda está muy bien, pero si el cliente debe hacerte el pedido de forma manual (teléfono, email, ir a la tienda…) vas a perder mucho tiempo, y la comisión que estás dando a ese distribuidor por la venta finalmente te costará doble, lo que no ganas, y el tiempo que te “para”.

En mi caso realicé una plataforma online sólo para los distribuidores con los que trabajo que les permite realizar los montajes de sus productos, elegir tipo de artículos, imágenes, cantidad, etc. De este modo el distribuidor una vez recibe la compra en su tienda online, realiza la misma en esta plataforma indicando también la dirección de envío. Así pues, ya sólo queda imprimir sus camisetas o fabricar el producto oportuno, imprimir etiqueta y en unos días el cliente recibe su producto como si fuese directamente por parte de nuestro distribuidor.

¿Qué empresas pueden ofrecer este servicio principalmente?

Aunque toda empresa puede adaptar reduciendo su margen levemente a ofrecer estos servicios, bajo mi punto de vista, creo que las empresas que pueden ofrecerlo con una mayor garantías son aquellas que cumplen una de las siguientes condiciones:

  • Son mayoristas y por tanto ya venden a sus clientes a un precio más bajo al habitual PVP).
  • Son fabricantes y esto le permite jugar con un mayor margen en sus productos.

Si todo suena bien para las empresas, ¿por qué hay que no ofrecen dropshipping?

Anteriormente me he arriesgado a hacer una afirmación un tanto suicida, la verdad, para mi es un acierto el ofrecer dropshipping, pero siempre hay que valorar las condiciones en las que lo vas hacer, me refiero por ejemplo a lo siguiente.

Si tu empresa dispone de un margen muy pequeño en tus ventas, no te será rentable ofrecerte como distribuidor para estos portales online que están interesados en vender tus productos, lo normal es que estos intenten saltarte y busquen directamente a tus proveedores.

Pero también puede darse el caso de que a ti no te interese hacer ventas al por menor de tus productos, por ejemplo, en el caso de los artículos de regalo para bodas, bautizos, comuniones, etc. Si dispones de estos productos, quizás te resulte interesante venderlos en lotes, pero no por unidades, bien porque impliquen tener que abrir paquetes y por razones de manipulado y gestión del envío “te salga más caro de lo que vas a ganar”.

En resumen

Resumiendo, mi opinión es que si quieres montar un negocio mediante dropshipping, analices todo muy bien antes de embarcarte en el proyecto, hagas tus números como si fuese una “tienda de verdad” y no te dejes embaucar por una inversión inicial muy baja que en muchos casos puede resultar insalvable, vale que no vas a perder mucho, pero es mejor no perder nada.

Si eres un negocio que quiere ofrecerse como proveedor para plataformas de dropshipping, gestiona correctamente tus fases de producción, envío y servicio y si ves que puedes cumplir correctamente, te recomendaría implementar una plataforma que permita automatizar trámites a tus posibles clientes para mejorar tu eficiencia.